¿Por qué se construyen pocas viviendas con madera en Latinoamérica?

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), casi 2 millones de las 3 millones de familias que se forman cada año en Latinoamérica se ven obligadas a instalarse en viviendas informales, a causa de una oferta insuficiente de viviendas adecuadas y asequibles.

Por otra parte, según la FAO el potencial anual de suministro de madera de las plantaciones sostenibles de bosques es cercano a los 480 millones de metro cúbicos, recurso que con sólo el 8% de su uso podría satisfacer las necesidades habitacionales del crecimiento de la región. 

En este contexto, la pregunta es ¿Por que se construyen pocas viviendas de madera en Latinoamérica?. Para entender esta situación, existen tres 3 puntos claves que explican en gran medida la razón del bajo uso de la madera en la construcción. 

 

  1. Falta de especialización de los profesionales de la construcción.

Ingenieros, arquitectos y constructores poseen una formación muy escasa respecto a diseñar, especificar y construir en madera, lo que ha llevado a un desconocimiento del uso eficiente de este material y sus productos derivados.

Los actuales planes de estudio de estas carreras entregan una formación muy sólida respecto al uso, diseño y construcción con acero y hormigón, dedicando cursos y laboratorios en diferentes niveles. Por otro lado, no es común ver cursos asociados al diseño y construcción en madera, y si los hay, son cursos electivos que en ningún caso se comparan en cantidad de horas teóricas y de laboratorios a la formación entregada en acero y hormigón. En países desarrollados, por ejemplo EEUU, los profesionales poseen una sólida formación para diseñar y construir con los tres materiales.

Diversos proyectos I+D+i en Chile han identificado que el desconocimiento en la formación universitaria de los profesionales encargados de proyectar, calcular y construir edificaciones, es uno de los problemas más recurrentes en el mal uso de la madera en la construcción.

Propuesta de rascacielos de madera en EEUU, una alternativa sostenible a los edificios de acero y hormigón. Fuente: www.plataformaarquitectura.cl
  1. Falta de una certificación para la madera estructural y productos derivados.

Países con alto uso de la madera en la construcción, han masificado su utilización en base a marcas de calidad respaldadas por sistemas de certificación (ISO/CASCO), entregando al mercado un producto estandarizado y de propiedades aseguradas por organismos de certificación competentes (ISO 17065).

En el mercado latinoamericano la madera se comercializa “a granel”, sin una especificación clara sobre sus características, lo que transforma a este material en una “caja negra” para los ingenieros, arquitectos y constructores; ya que diseñarán, especificarán y construirán con un material del cual se desconocen todas las características necesarias para su uso seguro y confiable.

Por esta razón, la madera siempre debe presentar una “marca de calidad” o “rotulado”, la cual se aplica a todas las piezas que se produzcan en los aserraderos y que cumplan con los requisitos de calidad deseados. Estas marcas de calidad permiten la correcta trazabilidad de los productos en el mercado y da garantías a los usuarios sobre la calidad del mismo.

Ejemplo de Rotulado de madera estructural. MINVU-Chile 2018
  1. Percepción  de los clientes finales, mandantes, empresas bancarias y aseguradoras.

Existe una percepción generalizada del común de las personas de que la vivienda de madera es una solución habitacional transitoria, construida con materiales de mala calidad, lo que lleva a atribuirle poca seguridad, durabilidad y menor estatus en comparación con las viviendas de albañilería o concreto. Del mismo modo, esta percepción se encuentra instalada en empresas inmobiliarias, que actúan como mandantes de proyectos de construcción, y en entidades bancarias y aseguradoras, las cuales consideran a las construcciones en madera como edificaciones de baja tasación comercial y de alto riesgo para ser aseguradas.

Sin duda, esta situación es producto de una desinformación importante de estos actores, evidenciando un desconocimiento técnico sobre las características y beneficios de construir con madera, entre los cuales se encuentran: altos estándares de bienestar habitacional y confort térmico para sus moradores, buen comportamiento frente al fuego, larga vida útil (diseños correctos sobrepasan tranquilamente los 50 años), construcción de un alto estándar de sustentabilidad y eficiencia energética.

Viviendas de alto valor con estructura de madera en el mercado de EEUU. Fuente: National Association of Home Builders

Referencias:

– Banco Interamericano de Desarrollo. www.iadb.org/

– Estudio de tendencias y perspectivas del sector forestal en América Latina. FAO. http://www.fao.org/forestry/outlook/2404/es/

– Informe Final. Proyecto “Plan de Desarrollo para la Industria de la Construcción en Madera. Fundación Chile, 2000.

– González, Marcelo. 2013. Bases de un sistema de certificación para la madera estructural en Chile. Tesis magister. Facultad de Arquitectura de la Universidad del Bío Bío.

– González, Marcelo. 2008 . “Bienestar habitacional y eficiencia energética de viviendas sociales industrializadas en madera”. Memoria de título.

– APA – TheEngineered Wood Association; CORRIM – Consortium for Research on Renewable Industrial Materials; EEUU, 2009. Indices de comportamiento ambiental de la construcción residencial